LIGA INTERNACIONAL DE MUJERES POR LA PAZ Y LA LIBERTAD (LIMPAL) 

  

Somos una organización social no gubernamental, feminista, sin ánimo de lucro, construyendo paz desde 1915. En Colombia trabajamos desde hace 15 años en la promoción y defensa de los derechos humanos de las mujeres, contribuyendo a la construcción de la sociedad basada en los principios de paz, libertad, dignidad y justicia social. Intentamos fortalecer la promoción de los derechos humanos y la reinvindicación de los derechos de las mujeres, su exigibilidad y hacer viables los procesos de reconstrucción y reparación. Nuestra prioridad es empoderar a las mujeres adultas y jóvenes para que su voz sea escuchada y así participar activamente en espacios de toma de decisión para la reparación integral de sus vidas y la construcción de paz en sus comunidades.

 

Noticias

 

LOS COMPROMISOS DE LOS CANDIDATOS EN EL FORO PRESIDENCIAL LAS MUJERES PREGUNTAN

noticiaprincipal

Con el respaldo de más de 300 organizaciones de mujeres de todo el país y la participación de cerca de quinientas mujeres diversas, los candidatos a la presidencia Humberto de la Calle, Sergio Fajardo y Gustavo Petro se reunieron con ellas en Casa E, en Bogotá, el 8 de mayo, para responder a sus preguntas en torno a cinco temas prioritarios para alcanzar la igualdad y la no discriminación contra las mujeres.

 

Iván Duque y Germán Vargas, que no asistieron al foro, fueron reemplazados por dos muñecos de tamaño real que a todas las preguntas respondieron: “No sabe, no responde”. La ausencia de estos candidatos demuestra su poco interés y respaldo al 51% de la población colombiana que son las mujeres. El foro, tendencia nacional en redes sociales con el hashtag #LasMujeresPreguntan, fue seguido vía streaming por miles de personas y presentado en plazas públicas en más de cinco ciudades del país.

  

La conversación con los candidatos giró en torno a la democracia paritaria, esto es, la obligación de los partidos políticos y las corporaciones e instituciones públicas para que haya igualdad numérica en la designación de candidatos y cargos; la economía del cuidado; para que quien llegue a la Presidencia ponga en marcha un Sistema Nacional de Cuidado en el que deben involucrase tanto las instituciones como la sociedad en su conjunto para  relevar a las mujeres de la carga del cuidado y las labores domésticas no remuneradas; los derechos sexuales y reproductivos, entre ellos la Interrupción Voluntaria del Embarazo, frente al que sigue siendo necesaria la superación de barreras que permitan su goce efectivo; la violencia contra las mujeres que en el país ha alcanzado cifras tan altas que se le considera una emergencia humanitaria, y la oportunidad que trae la paz para lograr que se cumpla lo acordado en la Mesa de Conversaciones y, además, se les garantice a las mujeres en general el derecho a la vida, a la salud y al trabajo, entre otros derechos igualmente vitales.  

 

Colombia no es un país ejemplar en ninguno de estos temas y, como abrebocas, se expusieron cifras dramáticas:

 

  • En el Congreso recién elegido, de 268 senadores solo 25 son mujeres. En la Cámara, de 161 representantes, solo 31 son mujeres. No hubo ni una sola mujer entre los diez senadores más votados

 

  • Según el DANE, las mujeres trabajan por día dos horas más que los hombres -entre trabajo remunerado y no remunerado. El trabajo del cuidado, que no pasa por el mercado laboral, equivale al 20% del PIB.

 

  • Menos del 1% de los abortos se atienden en el marco del sistema de salud. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Demografía y Salud -ENDS-, cerca de un 50% de los embarazos en Colombia son no deseados y estamos lejos de alcanzar una educación de calidad en materia de sexualidad.

 

  • En 2017, Medicina Legal realizó más de 20.000 exámenes médicos por hechos de violencia sexual y se estableció que aproximadamente cada 26 minutos una mujer fue agredida sexualmente y que cerca de 43.000 mujeres denunciaron haber sido violentadas por su pareja o expareja.

 

Antes de iniciar con sus respuestas, el auditorio en pleno hizo un minuto de silencio por la pequeña violentada hace un par de días en el barrio Santa Fe de Bogotá, en nombre de todas las mujeres que sufren agresiones de este mismo tipo a diario en nuestro país.

  

Los candidatos dieron sus respuestas a las preguntas de las mujeres sobre estos temas clave para lograr la igualdad y la no discriminación, requisitos inexcusables de la democracia real:

  

En cuanto a los mecanismos y recursos para las mujeres víctimas de violencia, de la Calle comentó que “casi me apedrean por haber defendido en La Habana el enfoque de género pues la mujer sigue siendo un accesorio del hombre”. Para él es indispensable trabajar en forma profunda sobre los roles sociales asignados a hombres y mujeres por su género y de ahí parte el resto de la labor. Su principal bandera frente a las necesidades de las mujeres es la creación de un Ministerio de las Mujeres en cabeza de su vicepresidenta Clara López y no un Ministerio de la Mujer y la Familia, como propone Iván Duque, y alegó que éste lo único que haría sería reforzar los roles de género ya establecidos.

  

Por su parte, Fajardo aseguró que “cree en la igualdad, reconoce los derechos, sabe de los obstáculos y tiene la voluntad política para actuar”. Planteó que es mediante la educación que se puede actuar de manera más efectiva, no solo en la educación formal sino en la educación a los miembros de las organizaciones gubernamentales y públicas que atienden las violencias y que, como están las cosas en este momento, terminan revictimizando a las mujeres que acuden en busca de ayuda.  Su programa puede resumirse así: prevención y atención en el nivel escolar, fortalecimiento institucional y educación en la escuela y en todas las instituciones del Estado sobre violencia contra las mujeres. 

  

Para Petro, los delitos contra las mujeres tienen que tener más prevalencia en el código penal y las investigaciones sobre estos exigen un presupuesto. Por lo demás, propone crear refugios en caso de violencia intrafamiliar en todo el país. Sin embargo, no deja de lado la prevención como un factor clave a la hora de afrontar dicha violencia.

  

En cuanto a la paridad, los tres candidatos coincidieron en la importancia de una reforma política que obligue a listas cerradas para el Congreso como una forma de garantizarla. Para todos, en su gobierno el gabinete sería conformado paritariamente, De la Calle y Petro, incluso, afirmaron que buscaría que hubiera mayor cantidad de mujeres. Fajardo, por su parte, insistió en que su programa educativo también incluye educación política para las mujeres para que así puedan participar activamente.

  

En lo que se refiere a la economía del cuidado, las propuestas de los candidatos fueron bastante concretas. Petro propuso reconocimiento al trabajo doméstico, hacerlo explícito, cuantificarlo en el PIB; remuneración del trabajo del cuidado, bono pensional por trabajo doméstico priorizando a la mujer de la tercera edad; madres comunitarias reconocidas como empleadas del Estado y derogar la reforma laboral de Uribe y Gaviria para acabar con la contratación por prestación de servicios que afecta mayoritariamente a las mujeres. Fajardo, por su parte, insistió en la educación para que todos nos hagamos conscientes de que el trabajo del cuidado no le corresponde exclusivamente a la mujer. De la Calle propuso el reconocimiento del trabajo del cuidado con incentivos, subsidios y pensión universal de vejez; liberar tiempo de la mujer con, por ejemplo, guarderías en los sitios de trabajo y lavanderías comunales, y llegar a tres millones de niños en el programa “De cero a siempre.” Y como para él la palabra de mujer vale oro, se comprometió a que en su gobierno se harán préstamos a las mujeres para promover proyectos productivos, sin pedirles garantías, ni fiadores ni permiso del marido. 

 

El tema de la implementación del enfoque de género en el Acuerdo de Paz no generó mayores desacuerdos entre los candidatos. Todos están convencidos de que hay que mantenerlo. Para Fajardo, esto se logra mediante la educación y la pedagogía, para Petro se trata de un acuerdo no entre los que dejan las armas solamente sino de la sociedad en su conjunto. De la Calle sabe que hay que seguir adelante y confía en que con democracia la paz puede ser una realidad en el país: “El Acuerdo de Paz tiene una forma de priorización en ocho ejes temáticos, toca garantizar su cumplimiento y buscar prioridades en función de ellos, como por ejemplo el fondo de acceso a la tierra.”

  

Finalmente, en cuanto a la salud sexual y reproductiva y la Interrupción Voluntaria del Embarazo, los tres candidatos también estuvieron de acuerdo en que hay que hacer cumplir la sentencia de la Corte Constitucional sobre las causales para el aborto legal y reafirmar la autonomía de las mujeres frente a la decisión de tener hijos o no. El único que propuso hacer una discusión nacional sobre la posible descriminalización total del aborto fue Humberto de la Calle para quien este debe ser un tema de la agenda nacional en su gobierno. Tanto Fajardo como Petro insistieron en la educación sexual y la atención especializada para jóvenes como medidas para prevenir el embarazo adolescente.

  

Los compromisos

 

 Ante la petición expresa para que se comprometieran con las mujeres, los candidatos respondieron:

 

Gustavo Petro

 

“Me comprometo con:

 

La cero tolerancia a las violencias. 

La paridad y el empoderamiento. 

La justicia. 

El trabajo digno y sin discriminación. 

La maternidad digna y segura. 

La derogación de la reforma laboral de Uribe y Gaviria. 

El Sistema Nacional de Cuidado. 

Una cultura que transforme la cultura patriarcal 

Tributación con enfoque de género. 

No IVA a productos femeninos. 

Derechos sexuales y reproductivos

Mujeres rurales titulares del crédito agrario y de la vivienda”

  

Humberto de la Calle

 

“Me comprometo con:

 

Crear el Ministerio de las Mujeres con un enfoque de transversalidad, para penetrar la política pública con una dirección de participación ciudadana, para hacer esfuerzos en torno a la no violencia, el feminicidio, establecer escalafones de trabajo en las empresas que garanticen que no haya discriminación, inducir en la empresa privada a que elimine la publicidad que siempre acude a los roles machistas y promover una publicidad que cambie de enfoque y afirme un proceso de igualdad en la familia y en las políticas públicas. Y me comprometo además a promover la no discriminación a la población LGBTI.”

  

Sergio Fajardo

 

“Me comprometo a:

 

Continuar con el trabajo desarrollado durante 18 años por Lucrecia, mi esposa, ustedes saben que ella es feminista, ha trabajado toda la vida en el tema. Hago aquí un compromiso público para hacer cumplir las leyes de las mujeres. Desarrollaremos, por ejemplo, en todo el país, el Concurso de Mujeres Jóvenes Talentos. Ni un peso público para reinados de belleza, vamos a romper con esa cultura de los reinados de belleza, y más bien convocar a mujeres jóvenes alrededor de proyectos de desarrollo social, cultural, para que presenten sus proyectos.”

  

  

Las Frases más relevantes de los candidatos durante el Foro Presidencial "Las Mujeres Preguntan"

 

Documento de las propuestas de las mujeres para los candidatos "#VotoPorLasMujeres: sin las mujeres la paz y la democracia no van" 

 

 

 

 

 

 

MujeresPaz

  

MujeresDesarme

 

 

 WOMENDISARMENT Pasquín AINFORME A

 

MujeresDerechos.png

 

Clic en la imagen

 

Video-Destacado

 

Conoce Nuestras Publicaciones

Headertransparent                WSW-Website-Header-April